Publicado el

Gestión de viajes: aliviar el miedo a volar

gestión de viajes

Podemos tener todos los detalles atados, desde la gestión de viajes y gastos hasta las mayores comodidades y seguridades en el vuelo. Aun así, sigue habiendo factores que se nos pueden escapar. Es indudable que el miedo a volar supone un problema real para mucha gente, que también puede interponerse en las obligaciones y las aspiraciones laborales de numerosos profesionales. A fin de cuentas, hay estadísticas que estiman que más de un 10% de la proporción de la población sufre miedo a volar en mayor o menor medida, con datos aún más altos si se habla de ansiedad o intranquilidad.

Hoy, desde Sarce, queremos ofrecer algunas recomendaciones generales para hacer más llevadera la experiencia de volar a aquellas personas que padecen este tipo de dificultades.

Verbalice instrucciones positivas

Si le cuesta distraerse, trate de decirse frases relajantes o de seguridad. Puede utilizar la información de la que dispone sobre la seguridad de este medio de transporte. Repítaselas hasta que note que la ansiedad va disminuyendo.

Procure no sentarse en los asientos de ventanilla

La persona con miedo a volar va a emitir conductas de vigilancia, como mirar por la ventana para comprobar si el motor funciona o si las alas «están en su sitio». Cuanto más vigilemos algo que no podemos controlar, más aumentará nuestro nivel de ansiedad. Es recomendable sustituir esa vigilancia con distracciones como hablar con los demás o hacer crucigramas.

Huir de los pensamientos negativos

Es verdad que los accidentes aéreos ocurren, pero si los consideramos con los miles de vuelos que se realizan cada día son mínimos. Esto es algo que tenemos que tener muy presente cada vez que tengamos pensamientos negativos sobre lo que pueda suceder.

Además, debemos centrar nuestra atención en los aspectos positivos que tiene viajar en avión, como puede ser la rapidez de los viajes o simplemente que volar ¡es una experiencia increíble!

Si hay turbulencias, respire hondo

Los aviones pueden temblar al atravesar zonas de inestabilidad. Por eso siempre es recomendable mantener el cinturón de seguridad abrochado durante el vuelo. Si las turbulencias le producen inquietud, procure sentarse entre las alas del avión, es el lugar más estable. Además, hay que recordar que los pilotos están preparados para todo tipo de emergencias. Mantener siempre la calma es la actitud más sensata.

En Sarce sabemos el esfuerzo que los profesionales hacen por sus empresas, y ya que no podemos ayudar a solventar todos los problemas que surjan, estamos comprometidos a aportar soluciones que hagan más llevaderas las actividades derivadas de un viaje de negocios.

Y recuerda: ‘Los miedos están para superarlos’ 🙂